…la ecuación de mi círculo

Regresión

Me arqueo, me duelen los huesos… pero sigo estirando al borde de la rotura de unos músculos ateridos, que impiden aún el deseo formulado por mi mente… volver, retomar, redescubrir, reaprender…regresar para volver a empezar…

El corazón se debate entre pasado y futuro… la mente dicta que sólo hay presente, pero… sigue empujando con la fé de ese bombeo que no acaba de acompasar el ritmo… sueño y realidad siempre rivalizaron por la energía para el siguiente paso.

Un poco más y consigo enajenarme del caos del “hoy”, me convierto en una mágica figura sin principio ni fin, una sucesión continua e invariable de instantes, idénticos unos a otros en la que sólo me queda averiguar con la ecuación del círculo dónde está su centro, antes de que en esta emocional regresión, me coma los pies… devore las piernas… la espalda… los hombros… y finalmente la cabeza…

dedicado a mi niñaespiral de sueños infinitos y realidades varias 😉

sombras al acecho…

trespies

Me miras, te miro, dudo y ellas se apoderan de la luz. Marcan cual línea fronteriza el espacio entre tu y yo, y la duda parece crecer exponencialmente, a la sombra de lo que desconozco por la maléfica fatalidad del abono de lo vivido…
Me miras y te asombras, te miro y no me encuentro, perdida en esa oscuridad taciturna que no sé ya quién alimenta. Realidad o ficción se vuelven tan probables como que ya no te abrazo o que tu abrazo se cansa…
Quién trajo esa sombra ¿el mismo que encontró la luz? son antípodas y parecen no poder vivir la una sin la otra… la búsqueda del equilibrio de nuevo se complica por la mal aprendida experiencia…
Agarro patosamente el aire, de nuevo negando la física de la vida…
>> “relaja hermano, las sombras tal como aparecen se van, arrastran lo que se cae, acarician lo que aún no se ha de mover…”
pero mis músculos siguen atenazados ante su fantasmal presencia… soltar… dejar estar … aceptar … me repito… y miro y remiro, hacia la parte de la luz que si podría dominar, la del centro de mi estómago, que poco a poco intenta recobrar el ritmo y aparentar seguridad.

Me giro y el suyo sigue ahí, bajando y subiendo, en acompasada respiración, sin advertir peligro alguno, sólo mi miedo, que aplacado por su calma se consume al igual que la duda…

Crepita la luz, al fondo musitan las sombras… tan inciertas o reales como el espacio que les dejemos … acerco el flexo e intento iluminar mi pequeño mundo … por lo menos hoy, al menos ahora …

amores patos…

amores_pato

Deja que libre te quiera.
Que naufrague en tus rocas,
que me pierda en tu playa…

Deja que en silencio te piense.
Que mi tormenta moje tu tierra y
las razones se acallen en tu bandera…

Deja que en el sueño te robe.
Que mi deseo amaine en tu mar imposible
y
que en la profunda noche, mi pena se pierda.

Deja que, de una vez por todas, te libere.
Que calme las mareas del alma, desaparezca mi lucha y
quite, al fin, el tapón de esa bañera.