No tan lejos…

nunca tan lejos
…por mucho que los kilómetros separen nuestros cuerpos…

Harto de la distancia que les separaba, decidió remendar aquel mundo patata con los hilos invisibles que enredaban su corazón.

El sol se convirtó en la luna, la luna en el sol, mi flor en su estrella, su estrella en mi yo.

El sólo uno existe, vive en mi tu corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s