el lo sabía…

carceldeamor

… pero de sus labios nada salía. No se confesaba ni consigo mismo, acumulaba sentimientos contradictorios, como las casas esas infinitas motas de polvo, que en principio inapreciables, caen livianas …hasta que un día cubren los muebles, haciéndolos desaparecer en el espacio bajo un manto gris uniforme…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s